All for Joomla All for Webmasters
Actualidad

Los contratos de emergencias que desangran al IBAL

Atención de emergencia en Ibagué. Cambioin

 

Primicia cambioin.com 

Una de las promesas del actual alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo Martínez, en su campaña fue abolir los contratos de emergencias entregados a la empresa Ibaguereña de acueducto y alcantarillado-IBAL, porque se prestaban para cometer casos de corrupción contra la entidad oficial; curiosamente el mandatario los sigue entregando bajo duros cuestionamientos. 

El contrato 

El 2 de abril de 2018 el IBAL entregó a la firma Incobelci el contrato 078, por un valor de 3 mil 121 millones 212 mil 280 pesos, para realizar en un plazo de un año la atención de las emergencias presentadas en el alcantarillado de Ibagué. 

La joya 

La primera anomalía en esa transacción estatal tiene que ver con las irregularidades presentadas en la propuesta económica realizada por la firma ganadora a cargo del ingeniero eléctrico Didier Portela Torres, donde se presentan inconsistencias en los valores unitarios de las obras a realizar, las cuales al someterse a las correcciones aritméticas se presenta una diferencia de 187 millones de pesos, pero la entidad nunca lo subsano y por el contrario dejó el valor intacto y ya comenzaron a pagarlo. 

Ya se acabó la plata 

El 4 de mayo de 2018 se presenta la primer acta parcial sustentada con la factura 04, donde Incobelci cobró mil 259 millones 808 mil 257 pesos, por trabajos realizados. Luego el día 12 de junio de 2018 con la factura 06 el ingeniero Portela Torres, cobró mil 353 millones 054 mil 894 pesos, es decir en dos meses se  gastaron el 83.71 por ciento del valor presupuestado para un año, quedando solo para la vigencia 2018: 508 millones de pesos y esperando una adición del 50% 

Las otras irregularidades 

Analizando la situación con varios expertos en el tema de contratación estatal explican que la administración denominada con todo el corazón por Ibagué, debe ser investigada por parte de la procuraduría y Fiscalía, por los puntos expuestos hasta el momento, pero también por los siguientes aspectos: 

Se evidencia falta de planeación por parte del IBAL, porque el contrato se proyecto a un año y en sólo dos meses agotaron el presupuesto. También se observa como la gerencia del instituto descentralizado estaría utilizando las emergencias para realizar obras civiles que deben ser adjudicadas por otros mecanismos, en cambio este es para proceder cuando se presentan hundimientos, fugas pequeñas, las cuales deben ser atendidas de inmediato, por eso se estima que con algo más de 260 millones de pesos mensuales se pueda cumplir con esa tarea, pero los dos cobros millonarios demuestran la manera como este contrato se convierte como en la caja menor del IBAL. 

La prueba

Al ingeniero José Salvador Daza, oriundo de Valledupar, le adjudicaron un contrato por mil 500 millones de pesos, para cambiar toda la tubería de alcantarillado en la calle 96 con carrera 5 en el barrio el jardín de la comuna 8 de Ibagué, pese a la inversión realizada aún faltan 160 metros hasta llegar al descole de la tubería de 24 pulgada, sin culminar ese último tramo el proyecto no sirve para nada, por eso ahora  pretenden hacerlo con recursos de emergencia, cuando deben realizar una licitación para obra pública. 

Lo más delicado del asunto es que el contrato en mención no cuenta con interventoría externa, tan solo debe tener el visto bueno del jefe de alcantarillado para los pagos millonarios. 

La otra emergencia 

Mediante el contrato de obra 079 del mismo 2 de abril de 2018, se entregaron las emergencias de acueducto al ingeniero Juan Carlos Ramírez, por un valor de 2 mil 574 millones 965 mil 290 pesos por 12 meses, de los cuales se han cobrado dos cuentas la primera acta con fecha del 9 al 30 de abril por 636 millones 221 mil 333 pesos y el acta 2 del 8 de junio de 2018 por un valor de 588 millones 185 mil 516 mil pesos es decir se ha ejecutado el 47.55 por ciento del presupuesto oficial. Pero la gente sigue quejandose porque  las emergencias de verdad no son atendidas a tiempo y se encuentran fugas de agua limpia que duran meses para ser arregladas. 

Las anomalías serán puestas en conocimiento de las autoridades, pero también se pide la intervención del alcalde de Ibagué Guillermo Alfonso Jaramillo, con su zar anticorrupción del cual no se ha vuelto a saber absolutamente nada. 

 

 

 

Estás Leyendo Cambio in

 

Comentarios

Comentarios

Lo último

Copyright © 2017 Cambio In

Ir arriba