NACIÓN

El amarillo significa peligro, una reflexión de los taxistas Ibaguereños

Por: Columnista Invitado - Publicado en septiembre 24, 2021

Por: Eduard Mauricio Cacais Luna, columnista cambioin.com

Advertencia: los comentarios escritos a continuación son responsabilidad única y exclusiva de su autor, y en nada compromete a este medio de comunicación digital.

El pasado 15 de septiembre, Ibagué vivió el día sin carro y moto en la ciudad con el objetivo de mejorar la calidad el aire en el territorio municipal y ayudar al cuidado de la biodiversidad existente en la capital tolimense, sin embargo no pudo faltar el déficit en cultura ciudadana por parte de algunos conductores que en su mayoría prestan el servicio público de transporte.

Debemos ser sinceros y es que los conductores de autobuses y taxis no son personas preparadas para prestar un servicio publico y aunque ellos peleen y quieran quemar automóviles por prestar un mejor servicio, todos sabemos y hemos comprobado que el paupérrimo transporte público de la ciudad de Ibagué no deja otra opción que preferir usar plataformas como uber, pícap, beat, entre muchas otras, lastimosamente durante el día sin carro y moto, estos servicios no se encuentran funcionando y solo queda la opción del transporte público o usar otros medios de transporte como la bicicleta, una patineta o simplemente caminar por la ciclo que vía que habilita la alcaldía junto al indri e indeportes, aunque muchos de los ciudadanos preferimos caminar y me incluyo en esto, muchas otras personas prefieren hacer uso de taxis y buses para llegar más rápido a su destino o movilizarse más cómodamente, sin embargo las personas que se encuentran al volante de estos vehículos pareciera desconocer absolutamente las leyes de tránsito y tener deficiencias en su razonamiento ya que tuve la oportunidad de ver cómo taxistas, invadían la ciclo ruta sin importar la vida de los transeúntes y rompiendo varias normas viales de este día y no contentos con jugar con la vida de sus pasajeros y los peatones, aprovechan el día y la situación para subir las tarifas mínimas aunque esto no sea legal y precisamente por esto reitero, los usuarios preferimos usar uber donde la tarifa de cobro es totalmente clara desde antes, los conductores tienen un estudio social con anterioridad, los vehículos están bien cuidados y es agradable usarlos, la presentación personal es impecable y ni hablar de la seguridad; soy de los creyentes de que no me puedo quejar de algo que yo hago pero no lo hago también como otra persona.

Los taxistas actualmente están mandados a recoger, su falta de adaptación digital los vuelve obsoletos e inseguros, aparte de prestar un pésimo servicio y contar con una precaria presentación personal como del vehículo, llegando incluso a tener fallas en los mismo frenos y ni siquiera usar el cinturón de seguridad. Los conductores amarillos no son personas que generen un entrenamiento o una capacitación de servicio al cliente y es que la verdad,no podemos esperar mucho de un conductor que no cuida su propio vehículo y espacio de trabajo, ya que esta es una de las quejas más comunes pues muchos autos tienen cojineria rota, fallas en el motor, cinturones en un estado precario, malos olores y problemas hidráulicos que ponen a durar incluso si tiene tecnomecanica o no.
Como conductor debo decir que algo tan simple como el cinturón o una direccional pueden salvar la vida de todos y no respetarte a ti mismo, no respetar el automóvil o autobús, no respetar los puestos y las reglas locales de movilidad deja mucho que decir sobre las empresas que contratan personas con falta de educación social.
Colombia es insegura pero tan insegura como un taxi, el día sin carro libera el aire pero los taxis y buses contaminan el comportamiento social.

Estás Leyendo cambioin.com

NOTICIAS RELACIONADAS