CULTURA

El inolvidable Poeta de los tolimenses.

Por: Columnista Invitado - Publicado en agosto 24, 2021

Por: Jorge Ancizar Cabrera Reyes, columnista de cambioin.com

Advertencia: los comentarios descritos a continuación son responsabilidad única y exclusiva de su autor, y en nada compromete al medio de comunicación digital

"Martín Pomala, hizo de Ataco su Arcadia del Alma que solo los griegos con su mito la emulan"

Hoy se cumplen 137 años del natalicio del Ruiseñor del Tolima Jesús Antonio Cruz, "Martín Pomala", nació el 24 de agosto de 1884 en el municipio de Ataco, Tolima.

El Poeta Martín Pomala,  vivió en un ambiente geográfico que le ayudó a cultivar todo su pensamiento terrígeno,  poético y lírico.

Dentro de este paisaje donde con su canto a la naturaleza, rodeado de fauna, flora y biodiversidad, aprendió a cultivar su arte poético con  la  musicalización de sus poemas en medio de los guaduales, los guáimaros, las acacias, guamos, gualandayes, samanes, balsos, los almendro del parque de su pueblo Ataco, junto con los maizales, cafetales y cañaduzales entre otros, en el relacionamiento dentro de la esfera hombre y la naturaleza.

Su poesía fue inspirada  en su entorno, sus paisajes  de color y de belleza, el río, el cielo con el sol al que magnificó,   a la madre, al amor,  el dolor y a la tristeza.

Martín Pomala, tuvo la satisfacción, de haber dado su “alma en sus versos al pueblo tolimense”, lo dijo el maestro Manuel Antonio Bonilla. 

Fue afortunado en describir el paisaje que la naturaleza le ofrece. Al analizar el contraste entre las imágenes y el lenguaje: Pomala  vigoroso, épico y fuerte dice:

“Ensordecí en las selvas al formidable grito / del torrente, que al irse tras rocas de granito
tremante, pavoroso, coronado de brumas, / les bate a los abismos su confalón de espumas.”

Pomala fue egregio poeta  eglógico y lírico,  que con su pluma contribuyó en su tiempo con el parnaso de la literatura universal,   una estrella del arte nacional, un paradigma y faro del pueblo tolimense, un bardo  terrígeno, que con su poesía brilló por su perfección artística con su poema Sangre: "El río ese poeta que me enseñó en sus cantos/a velar con sonrisas esotéricos llantos...Oh! Viejo río lejano que distes canciones/ y me enseñaste el ritmo secreto de tus dones!".

Su legado poético además de no poderse olvidar es de obligatoriedad para todos los amantes de la literatura y la poesía continuar y escudriñar su obra.

Para recordarlo y sentir su poesía  el Poema de la Romería expresado en su cuarto soneto: "Bastará a mi ambición una casita/blanca en el corazón de las montañas,/donde el céfiro gime entre las cañas/y a pasiones eglógicas invita./ En donde logre mi ilusión bendita,/bajo la suavidad de tus pestañas,/sugerirte parábolas extrañas/como un viejo y nostálgico eremita./ Una casita para nuestras bodas/ Oh, Dios! con flores, aves y con ese/aroma tibio de los limoneros,/a cuyo patio luminoso todas/las noches claras, mientras y la bese,/ desciendan a besarla tus luceros.

Estás Leyendo cambioin.com

NOTICIAS RELACIONADAS